sábado, 7 de octubre de 2017

"Cuando creemos saber... ¡cuánto por desaprender!," por María José G. Corell

¿Qué vemos cuando miramos? La orientadora María José Gómez Corell publicó ayer en su muro público de Facebook una reflexión sobre el habitual sesgo que tenemos como observadores, incluso en nuestra práctica profesional. ¿Qué opinas? Te animamos a añadir un comentario aquí, en el propio muro de María José o responder a través de redes: en Twitter con etiqueta #orientachat.



Fuente de la imagen: M.J. G Corell

"
En una ocasión vinieron al colegio profesionales externos a una reunión de coordinación con la tutora y conmigo como orientadora. Querían darnos información sobre un niño que habían atendido y acababa de entrar al cole de nueva escolarización en educación infantil de 3 años. Según informaban era un "caso" sobre el que debíamos estar atentos/as porque la familia destacaba siempre los puntos fuertes, no se quería enterar de lo que le pasaba a su hijo y de las dificultades que el niño tenía. Empezaron a referir conductas (o, mejor, no conductas): no atiende, no se relaciona, no juega con otros niños, parece como si los demás no existiesen, va a la suya, no aprende como el resto, no obedece, no, no, no... La tutora me miraba con los ojos muy abiertos, pero dejó que hablasen... Cuando terminaron les dijo: "Nada de eso se corresponde con ese niño. Está en el aula, se mueve, sí, como cualquiera, presta atención, hace caso, no encuentro ningún problema."
Ante estas dos visiones tan diferentes del mismo niño, me pregunto qué es lo que determina lo que vemos, lo que percibimos. 
Hace unos años impartía una parte de unos cursos para adultos que se formaban en distintas profesiones. En un curso relacionado con el medio ambiente y la animación sociocultural tuve que interrumpirlo durante un día porque tenían prevista una salida a una granja escuela. El grupo estaba compuesto por 15 personas, y, creo recordar que todas eran mujeres. Las alumnas eran personas con muchas inquietudes, muy implicadas en el curso y en otras actividades culturales. Cuando reanudamos las clases les pregunté que qué tal había estado la visita. -Mal, nos han tomado por "subnormales". Yo pensé que era una forma de hablar y que algo no les había salido bien. Habían pasado todo el día con un monitor de la granja escuela. Cuando acabó la jornada él le dijo a la profesora que las acompañaba: -Oye, pues no se les nota mucho, no?. -¿El qué?. -Que son "retrasadas". Las chicas me contaron que durante el día, cuando alguna decía algo, por ejemplo, -Mira, romero; el chico le decía, con tono condescendiente, - Oye, tú sabes mucho, ehhh?. Al final les explicó que los grupos que iban de visita eran de 30 personas. Sólo venían en grupos de 15 cuando eran alumnos procedentes de centros específicos de educación especial. Tooodo un día completo con ellas no le hizo cambiar su creencia inicial que se formó cuando vio que eran 15.
Por eso me pregunto si vemos lo que miramos, si miramos lo que vemos, o si lo que vemos es lo que previamente esperamos ver cuando miramosSi tengo una creencia, miraré hasta encontrar aquello que confirme y me reafirme en mi creencia y, aunque tenga delante evidencias que lo desmientan, las obviaré porque no es lo que estoy buscando. ¿Podemos ver de la misma forma que ve una madre a su hijo/a? Enséñame a ver lo que tú ves, le dije un día a una madre."




Orientadora educativa en C. Valenciana 

8 comentarios:

  1. Me encanta esta reflexión de María José G. Corell. Y me permito preguntar, no sin temor: ¿acaso no eran subnormales? ¿Qué diferencia había entre la subnormalidad de este grupo de mujeres y la de quienes les precedieron? ¿Qué se toma como referencia de eso que llamamos -sin vergüenza- subnormal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos, al menos yo, tan incrustada la idea de normalidad que no dudamos en dividirnos en grupos: los normales y los subnormales, los unos y los otros.
      Para que yo me crea normal tacho a un otro de subnormal.

      Ardua tarea la de limpiar la mirada porque hay miradas que matan, como dice Skliar

      Eliminar
    2. "Enséñame a ver lo que tu ves", fundamental en nuestro trabajo, ponernos en las zapatillas de otros.

      Eliminar
    3. Limpiar la mirada. Aprender de la mirada de las madres. Cambiar la frase "no sabe lo que tiene" "no lo acepta" tan
      repetida, tan equivocada

      Eliminar
    4. Proverbio indio sioux: "Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus mocasines" #TotalmenteDeAcuerdo

      Eliminar
  2. No sé si es fundamental ponernos en las zapatillas de otros, pero no es eso lo que quiero decir con "Enséñame a ver lo que tu ves"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "¿Miramos lo que vemos, o vemos lo que previamente esperamos ver cuando miramos?" Aplicado a la diversidad que encontramos en los centros, este sesgo es una barrera fundamental para la verdadera inclusión educativa

      Eliminar
  3. María José G. Corell07 octubre, 2017

    OBSTÁCULOS A LA INCLUSIÓN: CUESTIONANDO CONCEPCIONES Y PRÁCTICAS SOBRE LA EVALUACIÓN PSICOPEDAGÓGICA (por G. Echeita e I. Calderón): http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/213338

    ResponderEliminar